Connection Information

To perform the requested action, WordPress needs to access your web server. Please enter your FTP credentials to proceed. If you do not remember your credentials, you should contact your web host.

Connection Type

 In Blog

Con el sistema educativo actual, se suele olvidar un concepto de gran importancia: la creatividad en la escuela. Hoy en día, se les exige a los niños que sean pequeños adultos, que trabajen por objetivos y no por el simple hecho de disfrutar aprendiendo.

Olvidamos que los niños son niños y deben jugar… ¿es compatible jugar y aprender? La respuesta es rotunda: sí. De hecho, este es uno de los valores que defiende la pedagogía Waldorf, un modelo educativo con 100 años de trayectoria y que es uno de los referentes de nuestra escuela infantil. Esta pedagogía incide en el aprendizaje a través de la educación libre, la creatividad y el movimiento, entre otros principios.

1.El arte nos ayuda a expresarnos

Ya sea al pintar (dibujo libre con dedos, acuarela…), tallar en madera, tejer… el arte permite al niño explorar su interior y expresar su ser, cómo se siente en cada momento, la conexión con su interior: “Quién soy de verdad; no lo pienso: me siento”.

2. El arte aumenta nuestra inteligencia

Ser inteligente no es lo mismo que tener mucha memoria. El trabajo artístico favorece la concentración y el desarrollo de la psicomotridad, primero gruesa y después, fina. El desarrollo psicomotor es fundamental para el desarrollo de las conexiones neuronales, que influirán en los primeros aprendizajes del niño, como el gateo, el caminar o el lenguaje.

3. Niños más despiertos

El arte no tiene una sola respuesta, ni es correcto o erróneo. El niño busca su propia respuesta, su manifestación. Esto mejora la identidad individual y la confianza en la propia capacidad de cada uno, así como el desarrollo del pensamiento crítico y la capacidad de resolución de problemas.

 

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search